El Acoso o Bullying en las Escuelas Tradicionales

A pesar de que la palabra “bullying” sea propia del inglés, se ha extendido a través de todo el mundo como término para referirse a la violencia e intimidación que reciben las personas, especialmente niños, en lugares como el colegio. El bullying se trata de todas actitudes violentas o agresivas que desarrolla una persona o grupo de personas contra otro. Es un tipo de acoso o persecución que no le permite al afectado sentirse a salvo, desempeñar sus actividades con normalidad o vivir su vida escolar en paz.

Según datos publicados por el Instituto de Estadística de la UNESCO (IEU), fuente oficial de estadísticas para la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible en relación a la educación; aproximadamente casi un tercio de los adolescentes del mundo han sufrido acoso escolar recién. Para entender el tema un poco mejor, es prudente conocer sus características, las cuales están descritas a continuación.

  • Se trata de conductas agresivas repetidas. Cuando hablamos de bullying, nos referimos a la persecución e intimidación que no sucede solo una vez sino repetidamente. Un niño que sufre acoso escolar enfrente estos problemas a diario y de forma recurrente.
  • Puede ser físico o psicológico. Muchos de los estudiantes que sufren de acoso son víctimas de maltrato físico como empujones, puñetazos, golpes, entre otros. Sin embargo, en algunos casos, la forma más común de bullying es la psicológica y esta sucede a través de insultos, hostigamiento, burlas, etcétera.
  • El acoso escolar es propiciado por un alumno que es apoyado por un grupo de personas contra una víctima que usualmente es solitaria e indefensa.
  • El bullying se mantiene porque las víctimas o las personas a su alrededor entran en un estado de pasividad o ignorancia en el que temen que la situación empeore o desconocen a quién acudir para encontrar ayuda.
  • El niño o adolescente afectado desarrolla sentimientos negativos hacia el entorno en el que sufre bullying, crea miedo o rechazo hacia el ambiente y baja considerablemente su rendimiento escolar.
  • El bullying afecta las habilidades sociales de las víctimas. Alguien que sufre acoso escolar puede aislarse y difícilmente se relaciona con otros.
  • Se refuerza el estilo de vida violento y agresivo del agresor. Esto sucede ya que siente que domina la situación y que tiene control sobre ella.
  • El bullying es una conducta típica en las escuelas tradicionales o presenciales ya que, usualmente, la matrícula de estudiantes es mayor y los profesores no pueden atender los comportamientos de cada niño de forma individual.

 

Una vez entendido cómo y de qué forma puede manifestarse, es ideal estudiar un poco los tipos de bullying que existen. Entre ellos, están los siguientes:

  1. Físico: Este es el tipo de acoso más frecuente en la escuela primaria. Es aquel que involucra agresiones como golpes, patadas, empujones o el uso de objetos con el fin de hacer daño en el cuerpo de la víctima.
  2. Verbal: Es el más habitual. Sucede a través de insultos, menosprecios ante un grupo, gritos, entre otros. Usualmente, se resaltan defectos físicos de la víctima con el propósito de burlarse e incomodar a la víctima.
  3. Psicológico: Pretende causar terror en la víctima. Los agresores fomentan la sensación de miedo y atacan la autoestima de los afectados.
  4. Social: Busca aislar a una persona del resto del grupo de estudiantes o compañeros de clase. La víctima puede ser ignorada y excluida o puede sufrir menosprecios en público. Los agresores evitan que la víctima participe en actividades.

 

Cabe destacar que, en los casos más extremos, todas las formas de bullying pueden presentarse simultáneamente.

De acuerdo a un informe de la UNESCO publicado a inicios de 2019, la región del mundo con más niños que sufren intimidación es África subsahariana (48,2% de los menores), seguida por el norte de África (42,7%) y Oriente Medio (41,1%). La intimidación es menos frecuente en Europa (25%), el Caribe (25%) y América Central (22,8%). Cifras alarmantes si se toma en cuenta el impacto negativo que el acoso puede tener en el crecimiento de los estudiantes.

 El acoso escolar afecta a niños de todas las condiciones sociales y puede traer consecuencias catastróficas en la salud mental y emocional de cada víctima. Por esa razón, cada departamento de educación debe velar por el bienestar de sus estudiantes, fomentar los buenos valores, crear consciencia sobre el bullying y brindar el apoyo necesario a los afectados.

Deja un comentario